Limpieza profunda con un simple limón

No solo para la cocina, el limón también es un excelente producto natural para el cuidado de nuestras prendas. ¡Sí, leíste bien! Y es que, al ser un ácido cítrico, funciona como un poderoso limpiador desinfectante, convirtiéndose en nuestro mejor aliado al momento de quitar aquellas manchas que te habías dado por vencida o vencido.

¿En qué casos utilizar un limón? En esta nota de Lavandería FastClean te brindamos algunos ejemplos para que saques un limón de la cocina y la ocupes en la zona de lavandería:

  • Si pensaste que esa mancha amarilla presente en tu polera blanca no desaparecerá jamás, estás equivocado o equivocada. Solo necesitas exprimir dos limones, aplicar el jugo sobre la prenda seca, frotarla, secarla a la sombra y luego lavarla como de costumbre, quedarás impresionado con los resultados.
  • Para aquellas manchas de salsas, sangre o tinta, que tienden a ser más dificultosas de tratar, prefiere remojarlas en un recipiente con media taza de jugo de limón, sal gruesa y detergente líquido por tan solo 30 minutos aproximadamente. Luego, enjuaga y lava como de costumbre.
  • Si tienes prendas blancas, protégelas para que duren más tiempo. Para eso, prepara una mezcla de agua con media taza de jugo de limón, sal gruesa y detergente suave, déjala sumergida, enjuaga y lávala como de costumbre. Puedes usar este método una vez al mes.

BONUS TRACK

Porque si se trata de lavado, en Lavandería FastClean queremos facilitarte la vida y brindarte más consejos de limpieza con un simple limón:

  • Limpia tu microondas y elimina los malos olores con solo llenar un vaso con agua mezclado con limón, calienta hasta que hierva y luego limpia el artefacto con un paño seco.
  • Con una solución de agua y limón, limpia el moho de tus azulejos.
  • Para un acabado más limpio de tus ollas, hierve rodajas de limón con un poco de agua en la olla, deja que actúe durante dos horas y luego lávalas como de costumbre.

¡Y también para los vidrios de tu casa! Así es, solo usa jugo de limón, añade a una botella de agua y aplica directamente sobre las ventanas o espejos, lucirán brillantes.